Principio de devengo

Principio de devengo

El principio de devengo es un criterio obligatorio en la contabilidad española. ¿Quieres saber en qué consiste? Sigue leyendo.

Qué es devengar

En términos contables, este verbo alude al momento del pago de una acción o transacción. Cuando no se realiza en el acto, sino que se pospone a otra fecha, se dice que se ha devengado.

Piensa, por ejemplo, en la factura que le haces a un cliente. Si la emites en septiembre de 2022, pero el vencimiento es en diciembre, se devenga esos tres meses. De igual manera ocurre con las facturas que tú abonas. Un proveedor puede darte noventa días de margen desde que emite su factura hasta que la pagas.

Qué es el principio de devengo

Como seguramente sabes, los principios contables son normas y obligaciones que se aplican en un territorio concreto. En España son seis y el de devengo es uno de los principales.

Como primera idea, anota esta: el dinero que es devengado se contabiliza en el acto, no después del vencimiento.

Con palabras un poco más técnicas, lo podríamos definir de esta manera:

  • Es un criterio de imputación temporal.
  • Para aplicarlo, los ingresos y gastos se deben contabilizar en el ejercicio y periodo en el que se producen.
  • En consecuencia, la fecha de cobro o pago resulta intrascendente para su contabilidad.

Yendo un paso más, transcribimos ahora la definición que aparece en el Plan General Contable: «La imputación de ingresos y gastos deberá hacerse en función de la corriente real de bienes y servicios que los mismos representan y con independencia del momento en el que se produzca la corriente monetaria o financiera derivada de ellos».

Finalidad de este criterio

¿Por qué se utiliza este criterio? Porque garantiza que, cada año contable, la cuenta de resultados solo reflejará los ingresos y gastos de ese periodo. Así, el conocimiento de la situación contable será más exacto. Dicho de otro modo, refleja con más rigor cuál es el patrimonio de ese año.

Ahora bien, al aplicar esta norma, los asientos contables se realizan de modo independiente a la tesorería. En consecuencia, los contables y analistas deben establecer otros recursos para vigilar la liquidez.

Ejemplos del principio contable de devengo

La teoría siempre se entiende mejor a partir de ejemplos prácticos. En consecuencia, hemos seleccionado cuatro casos bastante ilustrativos:

  1. Imagina que compras mercancías en diciembre de 2022 por un importe total de 5000 euros. Sin embargo, el vencimiento de la factura está fechado en febrero de 2023. En todo caso, esta adquisición se imputará en 2022: cuando se produjo, no cuando finalmente se paga. Por tanto, afectará a a la cuenta de explotación del 2022.
  2. ¿Has recibido alguna vez una subvención? En este caso, el devengo actúa al contrario. Normalmente, se cobra por anticipado, pero no hay que contabilizar hasta haber cumplido los requisitos de la concesión. Es decir, cuando la subvención se convierte en definitiva.
  3. Si contratas una prima de seguros para tres años, no importa contablemente cuándo la pagarás. Tendrás que contabilizar un tercio en cada uno de ellos.
  4. Por último, los intereses devengados en operaciones financieras deben quedar contabilizados en cuanto se generan.

Facilita tu contabilidad

Existen criterios y exigencias, como el principio de devengo, que complican la gestión contable. Sin embargo, contar con un software de gestión como Yuki automatiza la contabilidad y facilita su realización eficaz. ¿Te gustaría probarlo? ¡Prueba nuestra demo gratuita y sin compromiso!

Facebook
Twitter
LinkedIn

Categorías

Soluciones

Contáctanos para una demo

Nuestro equipo comercial te atenderá lo antes posible.

Las herramientas SaaS y cómo han revolucionado el acceso a la tecnología para las PYMES.

¡Inscríbete al Webinar el 27 de Septiembre a las 12:30h!