Qué es el saldo deudor y el saldo acreedor. ¡Calcúlalos!

saldo deudor

El saldo deudor y el saldo acreedor son dos conceptos fundamentales en el día a día de una empresa. Entonces, ¿por qué muchas personas los desconocen o incluso llegan a confundirlos? En estas situaciones, los programas adaptados a la contabilidad de tu compañía, como Yuki, son una excelente herramienta para evitar este tipo de confusiones. En esta entrada explicamos todo lo qué necesitas conocer.

¿Qué son el saldo deudor y acreedor?

El saldo acreedor se da cuando los ingresos son superiores a los gastos. Su denominación proviene de que, con frecuencia, está ligado a que terceros hayan contraído deudas con la empresa.

Por el lado contrario, tenemos el saldo deudor. Este se considera cuando los gastos superan a los ingresos, por lo que el estado contable aparece en negativo. Por lo general, suele ser consecuencia de deber capital a terceros, lo que daría, como resultado, la contracción de una deuda.

Entre ambos términos, tenemos el saldo cero. Este se da cuando los ingresos y los gastos son equivalentes entre sí, lo que da un resultado que no es ni positivo ni negativo. Por la volatilidad del mundo interempresarial, es difícil que figure en la contabilidad, pero puede darse el caso si las cuentas son ajustadas.

¿Cómo se calculan?

El método de cálculo es relativamente sencillo en su fórmula, aunque su estructura suele presentar dificultades. Lo primero es efectuar los asientos contables pertenecientes a las cajas en las que se divide el negocio. Por ejemplo, podemos tomar las de activos, pasivos, ingresos, gastos y capital.

Con cada una, hallaremos la diferencia entre el debe y el haber. Para ello, incluiremos el capital disponible en cada concepto, es decir, el que poseemos y el que debemos. El resultado entre ambos será el que determine cuál de los dos ejes posee un mayor peso. Posteriormente, se sumarían todos para reflejar el estado global de las cuentas.

Teniendo en cuenta lo anterior, podrían darse dos situaciones:

  • Si el debe es mayor, significa que el saldo es deudor.
  • Si el haber es mayor, es equivalente a un saldo acreedor.

Para que lo puedas comprender mejor, veremos lo mismo, pero con un ejemplo:

  • Activos: debe (5000 €) y haber (3000 €); diferencia de 2000 € en positivo.
  • Pasivos: debe (0 €) y haber (1500 €); diferencia de 1500 € en positivo.
  • Capital: debe (19 000 €) y haber (15 000 €); diferencia de 4000 € en negativo.
  • Ingresos: debe (2000 €) y haber (20 000 €); diferencia de 18 000 € en positivo.
  • Gastos: debe (9000 €) y haber (2000 €); diferencia de 7000 € en negativo.

Como resultado de lo anterior, tendríamos un balance total de 10 500 € en positivo, que se correspondería con un saldo acreedor. Por lo tanto, reflejaría una situación económica favorable, en principio.

trabajador contable

Principales diferencias entre ambos saldos

Para que no los confundas, explicaremos las principales diferencias entre saldo deudor y acreedor:

  • El primero refleja una deuda que tu negocio posee, pero el segundo es una deuda que han contraído con tu compañía.
  • El saldo deudor implica la obligación de abonar un capital, mientras que el saldo acreedor conlleva el derecho a recibirlo.
  • El saldo deudor muestra una situación económica menos favorable que el acreedor, aunque esta norma no siempre se cumple.

¿Problemas con el cálculo del saldo deudor y acreedor?

En definitiva, el saldo deudor y el acreedor son dos cuestiones primordiales, por lo que resulta esencial que las domines. En ese sentido, nuestro programa de contabilidad de Yuki te resultará de gran utilidad para controlarlos. Si lo deseas, un especialista te mostrará cómo funciona mediante una demo gratuita.

Facebook
Twitter
LinkedIn

Categorías

Soluciones

Contáctanos para una demo

Nuestro equipo comercial te atenderá lo antes posible.

Las herramientas SaaS y cómo han revolucionado el acceso a la tecnología para las PYMES.

¡Inscríbete al Webinar el 27 de Septiembre a las 12:30h!