Sé un experto en plan general contable

Contable Yuki

El plan general contable (PGC) es esencial para todas las empresas. Sin su existencia, cada una llevaría su contabilidad según sus propios criterios, lo que generaría todo tipo de problemas. Para evitar esto, las sociedades disponen de un marco estandarizado de gran utilidad. Si quieres conocerlo en detalle, solo tienes que seguir leyendo.

Qué es el plan general contable

Se trata de un conjunto de normas para registrar la actividad económica de una empresa. Establece una serie de procedimientos y métodos específicos para la actividad. Dicho de otra forma, es la regulación que determina la contabilidad de las compañías. El organismo español que se encarga de actualizarlo es el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas. Depende del Ministerio de Hacienda y establece criterios de obligado cumplimiento.

De este modo, las empresas disponen de un marco mediante el cual elaborar sus cuentas anuales individuales. Así, reflejarán de manera fiel su realidad económica y financiera. También contribuye a reducir las dudas de la veracidad de los datos ofrecidos, ya que se muestran de manera estandarizada. Por descontado, es obligatorio cumplir las indicaciones del plan.

El formato actual, regido por el Real Decreto 1514/2007, está armonizado con el empleado en la Unión Europea. Además, la misma norma introdujo el Plan General de Contabilidad de Pequeñas y Medianas Empresas y para las microempresas.

Imprescindibles para un plan general contable 2022

El plan contable de 2022 contiene cinco secciones diferentes, aunque no todas obligatorias. Solo las tres primeras deben aparecer, mientras que las otras dos son de aplicación voluntaria. Tiene como objetivo resolver conflictos surgidos al adaptarse a las normativas contables. Esto se soluciona determinando una estructura formal específica, de la que te hablaremos a continuación.

Marco conceptual

Contiene la información contable, los principios y elementos de las cuentas anuales. También deja claro cuáles han sido los criterios de registro y valoración. Al mismo tiempo, las empresas deben suscribir una serie de principios. Son los de empresa en funcionamiento, uniformidad, no compensación, prudencia, devengo e importancia relativa.

En este apartado estás obligado a explicar algunos elementos de las cuentas anuales. Son los registrados en el balance, es decir, los activos, pasivos y el patrimonio neto. Esto incluye también los ingresos y los gastos que aparecen en la cuenta de pérdidas y ganancias.

Junto con esto, se deben exponer los criterios de valoración y determinadas definiciones relacionadas. El coste histórico, el valor razonable, el actual o el coste de las ventas son algunos ejemplos. De esta forma, cualquier persona que revise la cuenta de resultados tendrá una referencia clara.

Normas de registro y valoración

Es otra de las partes que debes incluir de manera obligatoria. En él se incluyen los criterios y normativas aplicadas sobre diferentes operaciones financieras. También se expone el método para contabilizar o el usado para valorar los bienes, lo que ampliaría el marco conceptual. Se trata de un apoyo esencial para comprender cómo se ha redactado el documento en detalle. En total, existen 23 Normas de Registro y Valoración que hay que incluir en este apartado.

Cuentas anuales

Son una serie de documentos contables que muestran una imagen fiel de la situación financiera de la empresa. Todos ellos conforman una unidad cargada de información de gran importancia y valor. Ten en cuenta que esta documentación podría ser revisada por otras compañías o por potenciales inversores. Muestra si la sociedad es sólida o no.

Las cuentas anuales se componen de los siguientes estados financieros:

  • Balance de situación. Refleja los activos, pasivos y el patrimonio neto de la empresa en el periodo que abarcan las cuentas anuales.
  • Cuenta de pérdidas y ganancias. Recoge los ingresos y gastos registrados por las empresas, así como si han obtenido o no beneficios.
  • Estado de cambios del patrimonio neto. Informa sobre las modificaciones efectuadas en el patrimonio neto y qué las han motivado.
  • Estado de flujos de efectivo. En él se encuentran la entrada y salida de efectivo de la tesorería. Comprende los flujos de explotación, financiación e inversión.
  • Memoria anual. Explica los principales hechos ocurridos a lo largo del año y amplía la información de los apartados anteriores. Solo están obligadas a presentarlo las empresas cotizadas, ya que aportan datos de valor para los inversores.

Cuadro de cuentas

Es una de las dos partes que no son obligatorias y muestra las cuentas propuestas para efectuar los registros contables. Se ordenan por grupos, subgrupos y subcuentas con una codificación específica, lo que facilita su comprensión. El PGC aconseja a las empresas mostrar estos cuadros y permite crear otros adaptados al caso particular de la compañía.

Tal posibilidad ha conducido a que aparezcan cuadros de cuentas sectoriales y por tipos de empresa. Por ejemplo, las entidades sin ánimo de lucro disponen de uno propio. Sin embargo, en términos generales se suele mostrar la cuenta del balance y la de pérdidas y ganancias. En ellas se ofrece más información, como la financiación básica de la empresa o las compras y gastos efectuados.

Definiciones y relaciones contables

Es el último apartado, que detalla el uso de las cuentas que aparecen en los cuadros de cuentas. Además, se dejan claras las reglas para su registro y clasificación o la codificación que se ha empleado. Al igual que ocurre con el cuadro, las empresas no están obligadas a incluir esta parte.

Las características del PGC

El plan general de contabilidad dispone de unas características que debes tener en cuenta. Emanan de la estructura que has visto antes. Una de ellas es la flexibilidad, un factor importante para que el PGC se adapte a la realidad de cada empresa y sector. Esto queda reflejado en la posibilidad de crear y organizar cuadros de cuentas personalizados. Además, permite introducir modificaciones en función de cambios legislativos o en materia de contabilidad.

El documento se destina solo a las tareas contables, es decir, no ofrece información fiscal. Se centra en mostrar al lector el estado financiero y económico de la empresa. De este modo, se queda con una imagen fidedigna de la marcha del negocio y su viabilidad.

Asimismo, el PGC reconoce la existencia de distintos tipos de empresas, cuyas características y necesidades varían. Para que esto quede patente, se han ido generando diferentes normativas específicas, como el plan general contable para pyme o microempresas. Deben cumplir una serie de requisitos para poder elaborar su propio plan, algo que se basa en sus movimientos económicos o número de empleados.

La norma se estructura siguiendo una serie de principios contables. Tienen como objetivo garantizar que todas las empresas ofrezcan una imagen real de su patrimonio y finanzas. Así, disponen de un marco al que hay que prestar atención y que facilita su propia contabilidad. Cualquier inversor o persona interesada reconocerá la información sin importar el sector.

Por último, el PGC actual está adaptado a la contabilidad de la Unión Europea. Ten en cuenta que esta característica se convierte en una ventaja. Las empresas españolas muestran con la misma claridad sus cuentas que cualquier otra del continente. De esta forma, es posible atraer una mayor cantidad de inversores y se reducen los obstáculos.

Cómo es el plan general contable para pymes

Las pymes disponen de su propio PGC desde el año 2007, que está adaptado. Su creación se debió a la importancia y cantidad de las empresas pequeñas y medianas en España. Además, se pretende facilitar su contabilidad y que sea homogénea, pero hay algunas diferencias con el resto de las compañías. Como te imaginarás, su situación difiere de las de mayor tamaño.

Su plan general es una versión simplificada del original. Dispone de modelos abreviados y los elementos obligatorios se reducen, en especial a la hora de presentar las cuentas. Dado que su estructura y sus capacidades son menores, es normal adaptarse a sus circunstancias. Eso sí, las compañías deben cumplir tres requisitos.

  • Su activo total tiene que ser inferior a los cuatro millones de euros.
  • La cifra anual de negocio será menor a ocho millones de euros.
  • La plantilla estará compuesta por menos de 50 trabajadores.

Es necesario cumplir al menos dos de estos requisitos para acogerse al PGC de las pymes. Sin embargo, en caso de que pasen dos años sin cumplirse, la compañía debe pasar al plan general convencional. De esta forma, pierde los beneficios que le estaba ofreciendo el anterior modelo.

Las partes en las que se dividirá su plan contable son iguales al general, pero contienen menos datos. También existen modelos de cuentas anuales específicos para pequeñas y medianas empresas. Esto se repite con el contenido de la memoria y los cuadros de cuentas que puedan incluir.En definitiva, ahora ya conoces en mayor profundidad el plan general contable. Al disponer de esta guía, reduces al mínimo los errores y duplicidades de información. No obstante, con un programa contable es posible automatizar la confección de los asientos contables del PGC. Gracias a Yuki, simplificas esta tarea al mismo tiempo que ganas en fiabilidad. Para conocer esta y otras de sus funciones, prueba la demo gratuita que te ofrecemos de la mano de un asesor especializado.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Categorías

Soluciones

Contáctanos para una demo

Nuestro equipo comercial te atenderá lo antes posible.