Modelo 036: qué es y quién debe presentarlo

Presentación resultados

Los empresarios y autónomos tienen que llevar a cabo una serie de procedimientos para darse de alta. Uno de ellos es el modelo 036, que es indispensable para estar reconocido ante la Agencia Tributaria. Ciertamente, su cumplimentación puede resultar algo compleja, pero hemos preparado este artículo en el que la detallamos.

Este documento funciona como declaración censal, es decir, notificar un comienzo, modificación o cese de actividad. Por esta propia naturaleza, puede servir para distintos trámites, pero el que hemos comentado es el más relevante. De todos modos, en Yuki haremos referencia también a otras situaciones. Por ejemplo, ¿cuándo podríamos rellenar el modelo 037 en su lugar?

Qué es el modelo 036

Se trata de una declaración correspondiente al régimen tributario de empresarios y autónomos. Es decir, una comunicación de que, como una de esas figuras, pasamos a formar parte de esta categoría (o dejamos de serlo). Es indispensable para desarrollar actividades económicas en el territorio español.

Cabe destacar que su presentación también sirve para comunicar que podremos actuar como retenedores. ¿Qué significa esto? Que recaudaremos el IVA y el IRPF (este último, si tenemos a alguien contratado) en nombre de Hacienda. Posteriormente, y mediante las declaraciones correspondientes (303 y 111, respectivamente), los declararemos.

A su vez, las siguientes personas o entidades están obligadas a presentarlo:

  • Personas que, sin ser empresarios o autónomos, tengan rentas que estén gravadas con el IRPF.
  • Entidades que efectúen compras intracomunitarias sujetas a IVA en este país.
  • Sujetos pasivos de aplicación del IVA que se encuentren fuera del territorio de aplicación.
  • Empresarios que presten servicios fuera de España o que no residan en España y presten servicios aquí.
  • Socios o participantes en entidades sujetas al régimen de atribución de rentas.
  • Personas o entidades que deseen solicitar el NIF por primera vez.

Como podemos ver, hay numerosas situaciones que implican la formalización de este trámite. Por tanto, su finalidad es muy diversa, pero estas son las particularidades más importantes. De aquí en adelante, nos centraremos en las tres circunstancias claves para empresarios y autónomos:

  • Alta. Para inscribirse en el sistema de tributación y formalizar la figura jurídica.
  • Baja. Para abandonar el sistema y notificar la finalización de esa actividad económica.
  • Modificación. Para comunicar cualquier cambio en el régimen de actividad o tributación.

Por último, cabe destacar que su presentación se puede realizar de tres formas. Puede ser presencial, telemática (en la web de la AEAT) o mediante un programa (hay que descargar el modelo 036 en PDF).

Cómo se rellena el modelo 036

Este formato consta de ocho páginas, pero no todas se deben rellenar. En algunos casos, encontraremos distinciones para personas físicas y jurídicas. Lo más relevante es dejar claro el motivo de la notificación y, sobre todo, prestar atención en la declaración de impuestos.

Para comenzar, tenemos que emitir nuestra identificación en la primera parte:

  • Primera página. Identificación general con nombre y apellidos, así como con el NIF.
  • Segunda página. Distribuida en tres partes para autónomos (2A), empresarios (2B) y establecimientos permanentes de una entidad no residente (2C).
  • Tercera página. La cumplimentamos solo si actuamos en representación de otra persona o entidad. Habrá que exponer también la razón de dicho acto.

Segunda parte. Declaración de actividades económicas y locales

Si el trámite es de alta, esta cuarta página servirá para inscribir la actividad que vamos a realizar. Hay que exponer varios datos fundamentales en relación con nuestra futura implicación profesional:

  • Lugar de prestación. Municipio y provincia en donde trabajaremos.
  • Espacio de desarrollo. Existencia de un local o no para efectuar la actividad.
  • Fecha de inicio. Día exacto en el que comenzaremos con las operaciones.

Por otro lado, hay un punto en el que debemos detenernos. Es primordial exponer el tipo de actividad que vamos a desempeñar mediante el epígrafe correspondiente. Para ello, hay que seguir el código CNAE (Clasificación Nacional de Actividades Económicas de España). Únicamente es necesario hacer constar el sector más importante si nos dedicamos a varios que son complementarios.

El sistema al que estamos haciendo referencia incluye categorías para todas las actividades económicas. Consta de 21 letras (desde la A hasta la U) que se subdividen hasta llegar a un cuarto rango. Para conocer el nuestro, lo podemos hacer a través del buscador de actividades económicas, en la web de Hacienda.

Tercera parte. Declaración de impuestos, retenciones e ingresos a cuenta

En esta sección hay dos partes fundamentales. La primera (quinta página) es para comenzar a tributar el IVA, por lo que habrá que presentar el modelo 303 trimestralmente. Hay que comunicar el impuesto con el que está gravada la actividad económica que vamos a desarrollar y el régimen que corresponda.

Por otro lado, la segunda parte (páginas 6, 7 y 8) es la correspondiente al IRPF y el impuesto de sociedades. Comunicaremos el alta de este último y la fecha en la que se hará efectiva. Habrá que escoger entre el régimen de estimación directa o simplificada. La segunda solo es para los autónomos que facturen menos de 600 000 € anuales.

Como decíamos antes, nuestra propia actividad nos obligará a funcionar como entidades de recaudación. En este sentido, seremos enlaces entre nuestros clientes / empleados y la Agencia Tributaria. Por tal razón, debemos expresar si vamos a realizar contrataciones para aplicar las retenciones correspondientes:

  • En el caso de autónomos, deben marcar la casilla «Satisface rendimientos de actividades económicas».
  • Los empresarios, por su parte, deben seleccionar la casilla «Satisface rendimientos de trabajo».

En último lugar, tendremos que escoger las situaciones específicas que se puedan dar (si es el caso):

  • Relaciones particulares entre socios y participantes en la empresa.
  • Existencia de un alquiler que implique la práctica de retenciones al propietario.
  • Tributación en regímenes fiscales especiales.

Cómo rellenar el modelo 036 para darse de baja

Ya hemos dicho que el modelo 036 de la AEAT puede servir para comunicar la baja. En este caso, habremos concluido nuestra actividad económica o empresarial y debemos notificarlo a Hacienda. El proceso es bastante más sencillo y solo tendremos que cumplimentar la primera página.

Para ello, accederemos directamente al campo «C» (Baja). Habremos de rellenar tres casillas para formalizar el proceso, que son las siguientes:

  • 150. Baja en el Censo de Empresarios, Profesionales y Retenedores.
  • 151. Causa de la baja.
  • 152. Fecha efectiva de la baja.

Posteriormente, no hay que olvidar que los trámites deben continuar en la Seguridad Social. Pero ese es otro tema, aquí habríamos concluido con las gestiones ante Hacienda. Si existiera algún impuesto por liquidar, es conveniente hacerlo en este momento para evitar que se nos pase el pazo.

Además, también está la opción de escoger el modelo 037. Como veremos después, es una versión más sencilla y menos extensa. El procedimiento es el mismo, y las casillas que se deben cumplimentar son coincidentes. Lo que importa es hacerlo llegar a la Agencia Tributaria y constar la fecha de la baja adecuadamente.

Otras cuestiones relativas al modelo 036

Por último, vamos a detallar ciertos aspectos que conviene tener en cuenta. Es cierto que su presentación no es periódica, sino que obedece a necesidades puntuales. Por tanto, no forma parte del calendario fiscal habitual. Sin embargo, tenemos un plazo de un mes a partir del comienzo de la situación que vamos a comunicar (modificación).

Cabe destacar que, para el resto de las situaciones (altas o bajas), se debe hacer de manera inmediata. Es decir, hay que cumplimentarlo y hacerlo llegar antes de comenzar con la actividad económica. Lo mismo sucede con la baja, ya que también sirve para notificar que no seguiremos recaudando impuestos.

Hay una confusión usual entre el modelo 036 de Hacienda y el modelo 037. El segundo es una notificación igual que la que tratamos en este artículo. De nuevo, es una declaración censal que tiene los mismos efectos, pero es más simplificada. No obstante, solo se puede presentar en estas situaciones:

  • Poseer un NIF asignado y residir en España.
  • En caso de ser empresario, no tener una gran empresa.
  • Mantener el domicilio de gestión administrativa en el domicilio fiscal.
  • Actuar en nombre propio, es decir, sin representante.

Por otra parte, hay distintas situaciones que también se deben tener en cuenta:

  • No satisfacer rendimientos de capital inmobiliario.
  • No haber escogido el registro de devolución mensual.
  • No efectuar ventas a distancia.
  • No tributar impuestos o regímenes especiales o impuestos de primas de seguros.
  • No figurar en un régimen especial de IVA.
  • No pertenecer al ROI (Registro de Operadores Intracomunitarios).

Si tenemos derecho a cumplimentar el modelo 037, accederemos a una declaración más simple. En lugar de ocho páginas, consta de una tres en las que solo figuran los datos más importantes. Para cualquier circunstancia diferente, es imprescindible recurrir al modelo 036, que es más completo.

¿Problemas con el modelo 036?

En conclusión, el modelo 036 es un requisito imprescindible para formalizar un alta, baja o modificación en actividades económicas. Su presentación es crucial para que Hacienda no considere que nuestras operaciones están «fuera de tributación» y aplique sanciones. Con Yuki, puedes optimizar la contabilidad de tu negocio y agilizar la presentación de este documento. Si quieres conocer cómo funciona, un asesor te explicará todo en nuestra demo de forma gratuita.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Categorías

Soluciones

Contáctanos para una demo

Nuestro equipo comercial te atenderá lo antes posible.