Qué son los modelos fiscales y cuáles debo conocer

Presentación resultados

¿Realizas una actividad profesional y tienes que lidiar con los impuestos que tienes que pagar? A lo largo del año, te encontrarás con ciertos meses en los que debes declarar a la Administración, según seas una empresa o un autónomo.

Si quieres tributar sin problemas, y evitar errores que acaben en una sanción, conocer los modelos fiscales existentes y su calendario te será de gran ayuda. Te explicamos en qué consisten y cuáles te afectan directamente. ¿Te parece muy complicado? No te preocupes, el software de Yuki está diseñado para ayudarte en todo el proceso.

Presentación de modelos fiscales

Los modelos tributarios se corresponden con cada uno de los impuestos existentes. Deben presentarlos de manera obligatoria, y siguiendo las normas establecidas, todas las empresas y profesionales autónomos que tienen actividad económica.

La Agencia Tributaria cuenta con 206 modelos fiscales a presentar. Esto no implica tener amplios conocimientos sobre cada uno. Los principales impuestos que atañen a la mayoría de los contribuyentes son solamente unos pocos. Merece la pena, por lo tanto, centrar la atención en los que pueden afectar realmente a la relación con la Administración.

Quién debe presentar los diferentes tipos de modelos fiscales

Los contribuyentes particulares deben presentar los modelos correspondientes según sus ingresos y las operaciones económicas en las que se vean involucrados por su actividad profesional.

En cambio, las empresas que forman parte del sector privado se enfrentan a una situación más compleja a la hora de tributar. Tienen que presentar los modelos que se corresponden con los siguientes supuestos:

  • El alta, baja o la realización de alguna modificación en el censo.
  • Las retenciones del IRPF.
  • Las retenciones por alquiler de una oficina.
  • La declaración del IVA.
  • Los pagos a cuenta del impuesto sobre sociedades.
  • Las operaciones con terceros en territorio nacional.
  • Las operaciones intracomunitarias.

Los errores en la presentación de modelos

Saber anticipadamente cuáles son los errores más comunes al trabajar con los diferentes modelos es el primer paso para evitar problemas con la Administración.

Para empezar, en relación con la presentación de la declaración trimestral del IVA, hay que destacar las siguientes deficiencias:

  • Aplicar un IVA incorrecto a las facturas por los servicios o productos ofertados.
  • No declarar también en el modelo 303 el IVA en las operaciones intracomunitarias con clientes.
  • No saber qué IVA es posible deducir de ciertos gastos.

En el pago fraccionado del IRPF, en muchas ocasiones aparecen los siguientes errores:

  • No sumar el IRPF de las declaraciones anteriores al del trimestre actual.
  • Declarar los gastos sin factura y olvidar otros que no la tienen, como las cuotas de la Seguridad Social.
  • No presentar el modelo 130 porque no se ha tenido actividad. Hay que hacerlo aunque no se haya realizado.

Finalmente, al presentar el modelo destinado a las retenciones del IRPF, los fallos más comunes son:

  • Equivocarse al anotar el importe en otra casilla.
  • No incluir facturas. Esto representa una dificultad especial cuando ocurre en el último trimestre del año, ya que no pueden incluirse las olvidadas en el siguiente año natural.
  • No presentar el modelo 111 por falta de retenciones, aunque se tengan trabajadores contratados.

Qué hacer en caso de error

Al entregar a la Administración los diferentes impuestos, es posible cometer algunos errores en el proceso de presentación y de calendario de entrega. Esto implica consecuencias negativas para el contribuyente.

Si la empresa o el profesional autónomo se da cuenta del error cometido antes de que la Agencia Tributaria le envíe una comunicación, puede reaccionar a tiempo. Existen diversas posibilidades para solventar en mayor o menor grado la situación. Sirven para reducir el riesgo de una sanción por parte de la Administración.

Si los contribuyentes optan por una regulación voluntaria del error cometido, realizarán una declaración complementaria o volverán a presentar el modelo corregido por su cuenta. En este último caso, tendrán que afrontar un recargo por parte de Hacienda, que en los casos más graves llega hasta un 20 % del importe final. En cambio, si esperan a recibir el correspondiente requerimiento, se encontrarán con una importante sanción económica y el pago de los intereses de demora.

Recurrir la sanción

¿Qué pueden hacer los contribuyentes sancionados si no están de acuerdo con la multa que se les impone? Existen dos opciones:

  • Un recurso de reposición antes de un mes.
  • Una reclamación económico-administrativa en un mes desde el recibo de la notificación.

De todos modos, es importante tener claro que estas reclamaciones no tienen por qué finalizar siempre con un resultado positivo. De hecho, existe la posibilidad de que la sanción se reduzca o aumente, dependiendo de las circunstancias en las que se presenten.

Qué tipos de modelos fiscales existen

Analizar los distintos tipos de modelos fiscales para presentar es esencial para conocer sus características, a quién afectan y cómo usarlos. Aunque en nuestro blog contamos con contenidos específicos sobre cada uno, a continuación se ofrece una recopilación de los más importantes. De esta manera, es más fácil crear un calendario personalizado de los modelos de tributación que se adapte a las necesidades específicas de cada situación fiscal.

Modelo 036

Este modelo es el que deben usar tanto las empresas como las personas físicas para darse de alta o de baja en la Agencia Tributaria. Igualmente, es el recurso empleado para hacer cambios en la actividad de la empresa registrada.

Modelo 037

También se conoce como declaración simplificada. Este es uno de los tipos de modelo fiscal de empresa para entregar si se trata de profesionales autónomos que van a ejercer su actividad, siempre que se cumplan estos requisitos.

  • Tener NIF.
  • Residir en España.
  • No ser una gran empresa.
  • No estar en los regímenes especiales del IVA, menos el simplificado.
  • No estar regulado por impuestos especiales.
  • No trabajar con un representante.
  • Tener el mismo domicilio fiscal que de gestión administrativa.
  • No constar en el Registro de Operadores Intracomunitarios o, en el Régimen de Devolución Mensual del IVA (REDEME).
  • No realizar ventas a distancia ni adquisiciones intracomunitarias de bienes.
  • No tener rendimientos de capital inmobiliario.

Quienes no tengan estas características deberán cumplimentar el modelo 036 en lugar del 037.

Modelo 100

El modelo 100 es el que se usa para hacer la declaración anual de la renta. Además, los autónomos lo emplean para notificar el rendimiento de su actividad económica en cada ejercicio, siempre que:

  • Perciban menos de 22 000 euros de un pagador.
  • Reciban menos de 14 000 euros de cada pagador, en caso de tener más de uno.

El calendario de presentación del modelo 100 se sitúa de manera obligatoria entre los meses de abril y junio posteriores al ejercicio declarado.

Modelo 111

Es el utilizado para declarar las retenciones o ganancias patrimoniales por parte de empresarios y autónomos. Debe entregarse a la Administración cada tres meses, ya sea en modo presencial o electrónico.

El modelo 111 tiene que complementarse, obligatoriamente, con el resumen anual de este mismo tributo. Para hacerlo, se empleará el modelo 190.

Las retenciones que se declaran con este modelo son las derivadas de los siguientes supuestos:

  • Por el rendimiento de actividades económicas profesionales.
  • Por rendimientos del trabajo.
  • Los premios obtenidos en concursos, loterías y situaciones semejantes.
  • Las ganancias que se consiguen gracias a la cesión de imágenes con fines comerciales.
  • Las ganancias derivadas del aprovechamiento forestal.

Modelo 115

Es la herramienta para declarar las retenciones por alquileres de locales u oficinas, siempre que no superen los 900 euros al año para un mismo arrendador. Las empresas que se dediquen a este sector, deben presentar también el modelo 180.

Modelo 130

Funciona como autoliquidación del pago fraccionado del IRPF. Por lo tanto, hay que entregarlo tanto si la actividad económica es de estimación directa normal como simplificada.

Se aplicará a los profesionales autónomos y a los socios de comunidades de bienes o de sociedades civiles. Siempre que lleven a cabo pagos fraccionados cada tres meses para su declaración de la renta siguiente.

Aunque ambos se emplean para declarar los ingresos y los gastos de la actividad económica de empresarios y autónomos, los modelos 130 y 131 son diferentes. Mientras que el primero se dedica a los autónomos que funcionan con sistema de estimación directa, el 131 tiene otro objetivo. Está destinado a las actividades económicas determinadas por estimación objetiva o módulos. En ambos casos, los presentarán los profesionales que tributen en el impuesto de la renta de las personas físicas.

Modelo 180

Se trata del resumen del año de las retenciones y de los ingresos a cuenta por ciertas rentas o por el arrendamiento de inmuebles urbanos. Se entrega a lo largo del mes de enero, mostrando todas las cantidades relativas al año natural anterior.

Modelo 190

Con él se realiza un resumen anual del 111. Por lo tanto, tienen la obligación de presentarlo quienes lo cumplimenten a lo largo de todo el ejercicio

El plazo para hacerlo son los primeros 20 días naturales de enero si se opta por el formato en papel impreso. En caso de que sea por vía online, se alarga hasta el día 31 del mismo mes.

Modelo 202

Debe usarse para hacer pagos a cuenta del impuesto sobre sociedades y el impuesto de la renta de no residentes. Con este tributo se grava a las personas que no residen en España, pero tienen establecimientos desde los que operan regularmente.

Este modelo es necesario si se refiere a un sujeto pasivo del impuesto sobre sociedades que supere los seis millones de euros como cifra de negocios. Si se ha obtenido un resultado positivo sin llegar a esta cifra, también es obligatorio

Modelo 303

Sin duda, es uno de los más populares, ya que sirve para llevar a cabo la autoliquidación trimestral del IVA. Por lo tanto, tienen que cumplimentarlo los autónomos, profesionales y organizaciones que declaren este impuesto. Solamente están exentos los que se incluyen en el régimen especial de agricultura, ganadería y pesca

Es importante señalar que hay que entregarlo siempre, independientemente del resultado de la declaración del IVA que se obtenga. Si hay dudas acerca de qué facturas se deben incluir en él, el único factor decisivo es la fecha de emisión.

El calendario de entrega es, según la Agencia Tributaria, el siguiente:

  • Del 1 al 20 de abril.
  • Del 1 al 20 julio.
  • Del 1 al 20 de octubre.
  • Del 1 al 20 de enero, coincidiendo con la declaración anual.

Modelo 347

Está destinado a todas las organizaciones que lleven a cabo actividades profesionales con terceras personas. El importe mínimo de estas operaciones, en el total del ejercicio, es de 3005,06 euros.

Para evitar posibles errores, hay que señalar que en él tienen que constar todas las operaciones trimestrales. Además, el plazo de presentación establecido es hasta finales del mes de febrero del ejercicio siguiente al de los pagos reflejados.

Modelo 349

Quienes trabajan como autónomos o tienen una pyme, y realizan operaciones con clientes en el ámbito intracomunitario, tienen que presentar este modelo. En él constan los bienes y servicios vendidos durante un ejercicio fiscal. Hay que recordar que se presenta cada mes antes del día 20.

Modelo 390

Se trata del resumen de las operaciones hechas en la liquidación del IVA durante un año natural. Por lo tanto, se relaciona directamente con el modelo 200 y debe ser entregado de manera obligatoria si se ha declarado este impuesto en algún momento.

¿Cómo puedes optimizar la gestión de los modelos fiscales?

Existen herramientas específicamente diseñadas para la óptima gestión de los modelos fiscales. Estas marcan una gran diferencia en el proceso de presentación de modelos fiscales. Un software especializado se convertirá, en este sentido, en uno de los mejores aliados de empresas y autónomos. Te animamos a probar la demo de nuestro programa de contabilidad, con el que Yuki te ayuda a gestionar todas las operaciones de tu negocio con la máxima seguridad, para facilitarte todo el proceso de tributación. Podrás conocer cómo es su interfaz y un asesor te explicará todas tus dudas acerca de sus funcionalidades de manera gratuita y sin compromiso. Así, podrás descubrir algunos de sus beneficios, como la mejora del flujo de trabajo o la automatización de tareas contables y pago de impuestos. ¡Comprueba todas sus ventajas!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Categorías

Soluciones

Contáctanos para una demo

Nuestro equipo comercial te atenderá lo antes posible.